Inicio Sociedad El autocuidado es esencial para tu salud

El autocuidado es esencial para tu salud

166
0
El autocuidado es esencial para tu salud

En los últimos años, se ha hablado mucho de los cuidados, haciendo referencia al cuidado de los hijos y de los mayores, en definitiva, de las familias. Pero, poco se ha hablado del autocuidado. Cuidarse a uno mismo es fundamental, no solo para poder después cuidar de los demás, sino para tener salud, tanto física como mental.

Autocuidarse implica tener tiempo para muchas cosas como alimentarse bien, hacer ejercicio, relajarse, conectar con nuestras emociones y nuestro propio cuero y, en resumen, cuidarse. Y dentro de esos cuidados también está el ir al médico para hacerse un chequeo, mantener la higiene dental, etc. Por suerte, hay numerosos centros médicos en Barcelona donde pedir cita para cuidar de nuestra salud.

Qué son los autocuidados y cómo practicarlos

Cuidarnos es una necesidad, pero también una responsabilidad. Nuestra calidad de vida depende de ello, y en consecuencia las personas más cercanas también. La salud bucodental, por ejemplo, es esencial para la salud del resto del organismo. Acudir al dentista en Terrassa es la mejor opción para mantener los dientes y encías sanos.

Pero, además de las citas periódicas con el dentista, practicar el autocuidado implica, sobre todo, dedicar tiempo a uno mismo. Es importante preguntarse: ¿Qué necesito? Para poder buscar soluciones a dichas necesidades. Puede que se necesite más tiempo para descansar, o hacer alguna actividad que ayude a salir de la rutina, o resolver un conflicto con alguien, etc.

El autocuidado implica que cada persona es responsable de su propio bienestar. Y ser consciente de que dicho bienestar afecta directamente a la familia, los compañeros de trabajo, amigos y todos aquellos que nos rodean. Proteger nuestra la salud mental, física y emocional es una prioridad en la sociedad de las prisas y la digitalización donde la productividad se ha convertido en lema.

De hecho, según la Organización Mundial de la Salud, los autocuidados son la capacidad que tenemos como individuos y sociedad para promover, prevenir y mantener la salud. Esto abarca aspectos que van desde la nutrición hasta la higiene, incluyendo el estilo de vida, así como los factores ambientales y socioeconómicos.

Embarazadas

Autocuidarse no solo es la base de la salud física, sino que también promueve la autoestima y con ello se está fortaleciendo también la salud emocional y mental. Ahora bien, no hay que confundir los autocuidados con el narcisismo o el egocentrismo. Cuidar de nosotros mismos no implica carecer de empatía o mirar solo por nuestros propios intereses.

Cómo autocuidarse

Sabiendo que los autocuidados son fundamentales para poder tener una calidad de vida óptima, lo que falta saber es cómo llevarlo a la práctica. Y, aunque en realidad se trata de hábitos saludables de sentido común, no está de más enumerar algunas ideas. A continuación, se enumeran los hábitos de autocuidado más esenciales:

  • Reservar tiempo para uno mismo. Cada día deberíamos disponer de tiempo para nosotros mismos, donde nadie nos interrumpa y podamos hacer aquello que queramos, ya sea leer, escuchar música, pasear, salir con amigos o lo que el cuerpo y la mente nos pida en esos momentos.
  • Llevar una dieta sana y equilibrada. La alimentación es la base de la salud física. Una mala alimentación, no solo es la puerta de entrada a numerosas enfermedades, sino que, además, acorta la vida y resta calidad de vida en el momento presente. Cada quien ha de decidir su dieta, ya sea vegana, vegetariana u omnívora. El equilibrio es la clave.
  • Hacer alguna actividad física. El sedentarismo es la causa de la mayoría de enfermedades cardiovasculares. Aunque no se disponga de mucho tiempo para ir al gimnasio o practicar un deporte, caminar al menos una hora diaria es esencial. Eso sí, hay que caminar a buen ritmo. Los expertos aconsejan un mínimo de 10000 pasos para mantener la salud.
  • Aprender a gestionar las emociones. La vida, de por sí, es un continuo reto, y hay ocasiones en las que tenemos que hacer frente a situaciones dolorosas o impactantes. Saber conectar con nuestras emociones y gestionarlas de manera sana es la clave para una vida feliz. Si no se sabe cómo relacionarse con las propias emociones, acudir a terapia ayudará con ello.
  • Eliminar hábitos y relaciones tóxicas. Los malos hábitos pueden ir desde el tabaquismo a diferentes tipos de adicciones. Pero, también incluye hábitos relacionales como rodearse de personas negativas, estar siempre en medio de conflictos o provocarlos, etc. Tenemos que rodearnos de personas que nos aporten y evitar a quienes nos quitan energía y paz interior.

Por último, y relacionado con el párrafo anterior, cultivar relaciones sanas es el pasaporte hacia una vida larga y equilibrada. Ya sea con la familia o con amigos y conocidos, las relaciones personales juegan un papel muy importante en la salud mental y física de las personas. Cuidar y proteger dichas relaciones es el mejor propósito que podríamos tener.