"Comandancia Naval de Barcelona" (CC BY 2.0) by el_ave

Nuestras sociedades están experimentando una auténtica transformación tecnológica en estos últimos años, que afecta de forma transversal a todos los sectores. De hecho, lo tradicional ha dado el salto a Internet, adaptándose a unas nuevas plataformas donde los usuarios digitales pueden disfrutar con mayores comodidades de todos estos productos: las cartas han pasado a convertirse en correos electrónicos, las llamadas telefónicas son videollamadas o un concierto lo puedes vivir a través de unas gafas de realidad virtual desde el salón de tu casa.

"Comandancia Naval de Barcelona" (CC BY 2.0) by el_ave
«Comandancia Naval de Barcelona» (CC BY 2.0) by el_ave

Eso sí, no podemos caer en el reduccionismo de pensar que todo lo tradicional desaparece, sino que se mantiene en su formato tradicional y sigue expandiéndose a través del panorama digital. Por ejemplo, jugar a la ruleta es más sencillo que nunca, ya que podemos acceder a todas sus modalidades de forma gratuita a través de un dispositivo con conexión a internet. Esto es posible gracias a la adaptación de contenidos, que le otorga una nueva vida a este tipo de títulos.

Por lo tanto, este mecanismo lo podemos extrapolar a grandes rasgos hacia otros campos, como puede ser la ciudad de Barcelona. Estamos hablando de uno de los municipios españoles más importantes y un referente a nivel europeo, pero que ha empezado un proceso de transformación digital que es imparable y que genera profundas transformaciones en ámbitos como el transporte, el ahorro energético, el cuidado del medio ambiente o la sostenibilidad.

Una inversión que impulsará la generación de empleo

Uno de los proyectos más interesantes que se han aprobado en la Ciudad Condal durante estos últimos años tiene que ver con la adaptación del edificio de Correos de la Vía Layetana, para convertirlo en un “hub” digital de referencia a nivel europeo. El proyecto costará en torno a los 50 millones de euros, pero pretende generar unos 1.200 puestos de trabajo en el edificio y atraer inversión extranjera que impulse todavía más el desarrollo económico de Barcelona.

"Barcelona" (CC BY 2.0) by Maksim Million
«Barcelona» (CC BY 2.0) by Maksim Million

Este tipo de iniciativas llevan muchos años desarrollándose en otras regiones como Norteamérica o Asia, pero han empezado a cobrar un protagonismo real en todo Europa. Por lo tanto, no es de extrañar que la Ciudad Condal sea una de las grandes pioneras, sobre todo cuando lleva varios años recibiendo distintos reconocimientos como una de las ciudades tecnológicas del futuro.

Una de las ciudades tecnológicas del futuro

Casa Vicens una de las mejores obras de Antonio Gaudí en Barcelona
Casa Vicens

Barcelona es uno de los hubs europeos más importantes del momento, captando cada vez más inversión tecnológica y desarrollando al máximo sus posibilidades de emprendimiento digital. El fDi intelligence la sitúo en la séptima plaza del ranking de ciudades tecnológicas del futuro, por lo que su tejido laboral empieza a adaptarse para responder a las demandas de unas compañías digitales que quieren estar presentes en la Ciudad Condal. Esta nueva realidad genera transformaciones en Barcelona, ya que a nivel formativo, empresarial e incluso estructural necesita abordar todos estos cambios con rapidez. De hecho, es un objetivo que solo se alcanza con estrategias coordinadas entre la administración pública y el sector privado, que necesitan trabajar codo con codo para aclimatar las ciudades a este nuevo panorama e impulsar el acceso de los ciudadanos a las herramientas digitales.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, deja tu comentario
Por favor, introduce tu nombre aquí